...

Seguridad alimentaria: El hambre afecta a 805 millones de personas en el mundo
Autores corporativos:
Agencia de Información Fray Tito para América Latina (autoría; canal)

   Descripción    Clasificación   
Fecha:
16 de Septiembre de 2014
Entradilla:
El Informe Anual sobre el Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo 2014 (SOFI, por su sigla en inglés), divulgado por la FAO [Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación], revela la cantidad actualizada de personas que padecen hambre en el mundo. Se señala que América Latina y el Caribe han realizado los mayores progresos en el combate al hambre.
Introducción/Descripción:
La FAO informa que en 2013 un total de 805 millones de personas, cerca de una de cada ocho personas en el mundo, padecía de hambre crónico, o sea, personas que no comen lo suficiente como para tener una vida activa. Se verifica una caída de más de 200 millones de seres humanos en esa situación desde 1990 y de 100 millones en la última década.

El SOFI de este año incluye siete estudios de caso -Bolivia, Brasil, Haití, Indonesia, Madagascar, Malawi y Yemen- que ponen de relieve algunas de las formas en que los países abordan el hambre y cómo los eventos externos pueden influir en su capacidad para cumplir con el alcance de los objetivos de seguridad alimentaria y nutrición. Estos países fueron elegidos debido a su diversidad política, económica –en particular, el sector agrícola- y a sus diferencias culturales.

El Programa Hambre Cero, de Brasil, que situó la conquista de la seguridad alimentaria en el centro de la agenda gubernamental, es, según la FAO, la base del progreso que llevó al país a alcanzar tanto los ODM como los objetivos de la CMA (Cumbre Mundial sobre Alimentación). Los actuales programas de erradicación de la pobreza extrema en Brasil se basan en el enfoque de vincular políticas para la agricultura familiar con la protección social de manera muy inclusiva.

Bolivia, por ejemplo, creó instituciones para involucrar a una amplia gama de partes interesadas, en particular los pueblos indígenas antes marginados. Haití, donde más de la mitad de la población sufre de subalimentación crónica, continúa luchando para recuperarse de los efectos del devastador terremoto de 2010. El informe de la FAO señala cómo el país adoptó un programa nacional para fortalecer los medios de vida y mejorar la productividad agrícola, favoreciendo el acceso de los pequeños agricultores familiares a insumos y servicios.

En las regiones en desarrollo, como América Latina y el Caribe, la FAO constata avances significativos rumbo a la concreción de la meta del primer Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM 1) relativo al hambre. Si la tasa de disminución anual promedio registrada durante los últimos 21 años se mantiene hasta 2015, la prevalencia de la subalimentación llegará a un nivel cercano a la meta. Sin embargo, para alcanzarla, la FAO afirma que sería necesario realizar grandes esfuerzos adicionales de manera inmediata.

"El crecimiento puede permitir aumentar los ingresos y reducir el hambre, pero un mayor crecimiento económico puede no llegar a todos. Además, puede ser que no desemboque tampoco en más y mejores puestos de trabajo para todos, a menos que las políticas se dirijan específicamente a los pobres, sobre todo a los de las zonas rurales. En los países pobres se logrará la reducción del hambre y de la pobreza únicamente si el crecimiento es no sólo sustentable, sino también ampliamente compartido”, se señala desde la organización.

A pesar de los progresos globales, persisten marcadas diferencias entre las regiones, de acuerdo con el estudio. África Subsahariana continúa siendo la región con mayor prevalencia de subalimentación, con avances modestos en los últimos años. Asia Occidental no muestra progresos, mientras que Asia Meridional y África del Norte muestran progresos lentos. En la mayoría de los países de Asia Oriental y Sur-Oriental, así como en América Latina, han ocurrido reducciones significativas tanto de la prevalencia de la subalimentación como del número estimado de personas subalimentadas.

En el informe se señala que para reducir el hambre es fundamental un compromiso a largo plazo que permita una integración de la seguridad alimentaria y de la nutrición en las políticas públicas. Afirma también que la agricultura y la seguridad alimentaria deben tener un lugar destacado como medidas protectivas y de combate a la pobreza y la desnutrición. La FAO alerta también que las políticas que aumentan la capacidad de producción agrícola de pequeñas familias de agricultores hacen toda la diferencia en el combate de la pobreza.
URL:
http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=82504&grv=N
Publicado en:
ADITAL ; Gloobalhoy nº39
Notas:
Para saber más sobre el informe entre en:
- http://www.fao.org/publications/sofi/en/ .
[email protected]
Asociación Latinoamericana de Organizaciones de Promoción
Iniciativa de Copenhague para América Central y México
Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo
Foro Cáceres para la Acción Internacional
IEPALA
Cooperacióndesarrollo
Economíamundial
Educació[email protected]
Derechoshumanos
Hábitatvivienda
Informacióncomunicación
Medio ambientesostenibilidad
Inmigrantesrefugiados
Mujeresgénero
Conflictospaz
Políticapoder
Indígenasafrodescendientes
Sociedadcivil
Saludyderechos
Pueblosculturas